viernes, 1 de agosto de 2008

Pachamama ligth

Hoy es 1° de Agosto y el ritual andino prehispánico de culto a la Pachamama se corporiza en una densa nube de humo que cubre la ciudad desde la madrugada. Yo, hija de gringa cordobesa e incrédula, he recibido este conocimiento de mi abuela paterna, fronteriza quechua parlante que en su lengua madre realizaba muy de madrugada este tributo que hoy, agiornado, realizo.

Debería de haber barrido toda la casa desde el fondo hacia la puerta, debería de haber buscado ropa vieja para quemar pero en su lugar compré unos carboncitos y le encargué a mi brujita de luz que me haga un preparado para sahumar casa, gente y negocio.

Desde el fondo de la casa vine con mi ollita de barro con el carbón prendido y mi preparación personalizada inundando de humo cada rincón, es fundamental que se haga desde el fondo a la calle, cerrando las puertas detras de uno cosa que la peste y el maligno no vuelvan a entrar.

Debo reconocer que unos agregados le hice a la preparación para sahumar: un poquito de azúcar para que nuestra vida sea más felíz y un poquito de yerba para que nunca nos vuelva a faltar el alimento en nuestra mesa.

En este momento mi ollita sigue sahumando la galería, ahi quedará hasta que se apague el carbón. Cuando esto suceda estaré lista para mi tributo. Bajo la maceta de las aromáticas (para que la perra no cave) haré un pocito en la tierra, abriré a la Pacha que en su seno recibirá las cenizas del sahumado, en las cuatro direcciones para abrir los caminos a mi casa esparciré azúcar para la alegría, yerbita para la comida, unas hojas de coca, un cirgarrito (yo tambien estaré fumando, mi abuelita era asmática y lo hacía igual!) todo esto debidamente regado con un Cingani que compré para ella, un trago tambien le voy a dar mientras le digo: Pachita, Pachita, cuidame hasta el año que viene...

He perdido el bilingüismo en los prejuicios lingüisticos, suerte que al culto a la Pachamama mi abuela lo consideró tan imprescindible en mi vida como el amparo de esta tierra y no lo he perdido. El pensar que mi tierra me cuida, tanto como el Señor del cielo me da un poco más de tranquilidad ante tanto abandono.

5 comentarios:

Eduardo Betas dijo...

Nada light. Empezando porque ya le agregaste azúcar.

Más allá de esto, es lindo eso de vivir cerca de la tierra y no pisando tierra forrada de cemento o baldosas.

Siempre me dio la sensación de que uno siente más, de que se está más en contacto con la naturaleza. Que las cosas se perciben más simples y concretas y no con tanto remilgo como suele suceder en la vida urbana.

No reniego de la ciudad. Pero extraño lo que no tuve :-)

Que le aproveche el rito...

Eduardo B

Juana Banana dijo...

Un relatin igual, que me trjo memorias de Camnecha, mi abuela-ángel, con su tarrito con cáscaras de naranjas, incienso, yerba y azúcar.

Todavía la veo "safumando" su casa entera, al igual que mi alma, desde su morada eterna.

¡Gracias por estos gratos recuerdos, que han surgido de tu relato!

FELIZ DIA DE LA PACHAMAMA! ¡SALUD!

Paula Carri dijo...

La tierra me sanó tanto en malos momentos, que no puedo menos que agradecerle. Lindo el ritual (que leo vía Juana). saludo

lyrictitania dijo...

Qué lindo Malamadre!!!!
Agradecer y ofrendar cositas a nuestra Tierra debería ser costumbre en cada hogar, amén de haber tenido, como vos, el privilegio de vivir en lugares donde ese festejo está tan enraizado.
Te dejo una invocación que encontré en un sitio costumbrista.

Pachamama llajtayoj,
Upii, acullii sumaj mikhukhui
Kai jallpha sumaj kanampaj
Pachamama sumaj mama
Kusilla, kusilla
Allinta purichun yuntas
Amataj saikhuchunjuchu
Allinta muju phutuchun
Amataj ima sajra kachunchu
Amataj q’asa jappichunchu
allintaj poq’ochun
Q’anmantan mañakuiku
Jinataj q’opuguaiku
Kusilla, kusilla

Castellano

Pachamama de estos lugares
Bebe, masca la coca y come a gusto esta ofrenda
Para que sea buena esta tierra
Pachamama buena madre
¡Se propicia! ¡Se propicia!
Haz que caminen bien los bueyes
Y que no se cansen
Haz que brote bien la semilla
Que no le suceda nada malo,
Que no le tome la helada,
Que produzca buena cosecha
A ti que te pedimos.
Dánoslo todo
¡Se propicia! ¡Se propicia!

Malamadre dijo...

Gracias a todos por pasar por aqui!!
Eduardo: es verdad, cerca de la tierra uno siente más, uno llega a sentir la "pertenencia " a ella. En un edificio, ¿le perteneces a tu vecina de abajo? jajaja
Juana: la experiencia de haber tenido abuelas es fantastica verdad?
Paula: Gracias nena! Veni cuando quieras.
Lyric: qué bueno verte por aqui!
Para todos: cusilla! cusilla!!